Mamá Saidi está casada y tiene tres hijos. Fue una de las primeras que se incorporó a las clases de alfabetización en el centro de formación Tewa en 2010 (Kianda Foundation, socio de Fundación del Valleen Kenia) tan pronto como el centro se inaguró. Después de aprender a leer y escribir empezó un pequeño negocio de comida. Ella solía vender Mhamri (un plato tradicional) y alubias. Entonces pensó en participar en unas clases de cocina que se estaban impartiendo en el Tewa Training Centre, en su pueblo. Ella aprendió muchas cosas y no tardó en ponerlas en práctica. Su negocio mejoró mucho y sus clientes estaban muy contentos con la variación y la calidad de su comida. Entonces se le ayudó a abrir una cuenta de ahorros en Banco Kereb. Pronto tuvo los requisitos para obtener un préstamo y con éste compró un pedazo de tierra cerca del centro comercial y comenzó a construir 8 habitaciones con la idea de alquilarlas. No ha logrado completarlas todavía, pero la estructura y el techo están ya completos y ahora queda el yeso y la electricidad.

Con el dinero que saca diariamente de su negocio de comida se las arregla para devolver el préstamo, y su plan es que tan pronto como ella complete el pago, pedirá un préstamo mayor para terminar las habitaciones. En la actualidad vive con su familia en una de ellas.Tiene un pedido de chapatis (un tipo tradicional de torta) diariamente para el almuerzo de los estudiantes de 2 escuelas de los alrededores. Ahora ella ha empleado a dos mujeres para ayudarla en su negocio. Está decidida a que sus niños reciban la mejor educación y eso es lo que le motiva en el trabajo.

fundaciondelvalle-kianda